Warning: getimagesize(/home/catamar1/public_html/hoy/data:image/jpeg;base64,/9j/4AAQSkZJRgABAQAAAQABAAD/2wCEAAkGBxMTEhUTExMVFRUXGBUXFRgYGBUVFRcXFRUXFhcXFRcYHSggGBolHRcXITEhJSkrLi4uFx8zODMtNygtLisBCgoKDg0OGhAQGy0lHyUtLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLf/AABEIAJ8BPgMBEQACEQEDEQH/xAAcAAABBQEBAQAAAAAAAAAAAAACAAEDBgcEBQj/xABIEAACAQICBwQFBwgKAgMAAAABAgMAEQQhBQYSMUFRYRMicYEHMkKRoSNSYnKxssEUFjOCkqLS4SQ0NUNTY3N00fAVwiWDw//EABoBAAIDAQEAAAAAAAAAAAAAAAABAgQFAwb/xAAyEQACAgEDAwEIAAYDAQEAAAAAAQIDEQQhMQUSQVETFCIyYXGBoSMzNJGxwULR8OHx/9oADAMBAAIRAxEAPwDOi9sq3smH25DPOpCHGdPkXASrTSE2ETQyI4pgSUyAlNGQDWmRYYOVPwR8iFABimiISrUsEWwwKYmOBQLI7ICKMZEnhnRgMdNAbwysnNd6HxU5edVbtFXb8yLVWrsrezLTozX0iwxEX68eY80P4E+FY9/SWt4P8GrT1OL2mi46N0nFOu1FIrjjbePrKcx51k20zreJLBpwthYsxZ52uMmKEB/JwvDba5MgFx6i2seFzfy41Z0UaXP+IyvrJWRh8CPZ0Y8pjUzqiyW7wQll+IyPTPxqtb2Kb7Hsd6+7tXdyc2mNZMNhspZBt/MXvP8Asjd4mwrrTpLbflRC3U118spmlPSFPJdcPGsI+c3fk8QPVX96tijpEVvN5Mq7qje0SqYqSSRtuWR5G5sS3kL7h0FatenhWsRRmWaiVnLB2RXY4ZYiaB4GNA0Bs0mh5I6RME0hgutJoaZFUToMW in /home/catamar1/public_html/hoy/plugins/content/social2s/social2s.php on line 1655

0
0
0
s2sdefault

El partido es colosal también porque encierra múltiples matices alrededor de la pelota que pueden modificar su desarrollo.


Crece la adrenalina. Imposible detenerla. Se viene este Argentina - Francia colosal. Las sensaciones mandan, pero también se impone pisar el freno unos segundos y reflexionar. Ahí, entonces, surgirá una decena de claves vinculadas con el juego y sus posibles efectos:

1) Messi. La posición de falso 9 que parece decidido a designarle Sampaoli (confirmará la formación un ratito antes del partido) será un detalle a observar. El desafío de la Selección pasará por arrimarle la pelota y, si lo tapan, por explotar los espacios que deja Leo al acumular marcas.

2) Juego externo. Con Messi de falso 9, resultarán decisivas las producciones de Pavón y Di María por las bandas tanto para lastimar como para retroceder y darles una mano a Mercado y a Tagliafico.

3) Banega. Manejó a la Selección contra Nigeria. Más que nunca el de Sevilla será necesario en su versión ideal hoy, en un duelo con Kanté y Pogba que se insinúa atrapante. De Ever dependerá la fluidez en la circulación y la oxigenación para Messi. Con un Banega como ante Nigeria, el 10 no bajará tanto. Si es al revés, se afectaría al extremo el funcionamiento colectivo.

4) Minutos acumulados. Argentina jugó al límite los tres partidos de su grupo. Francia pudo regular y el último hasta guardó medio equipo. La Selección deberá evitar un partido físico. Ahí perdería.

5) Diferencia de edad. Aparte de ganarle con sus titulares en minutos sumados con tensión máxima, Argentina también supera en el promedio de edad a Francia. Los de Sampaoli caminan con Pavón en cancha al borde de los 30 (con Higuaín los superaban), mientras que los de Deschamps casi redondean 26. Otro dato que supone mayor frescura para los franceses.

6) Cambio de ritmo y velocidad. Es una de las fortalezas de Francia. Presión en el medio y salida rápida con sus flechas ofensivas. Así, por ejemplo, le ganó a Perú: anticipo de Pogba, pase filtrado a Giroud, remate, desvío en un defensor, la pelota se eleva, supera al arquero y Mbappe la empuja. En este sentido, entonces, los mediocampistas argentinos deberán ser precisos en el manejo de la pelota y los defensores en la salida por abajo. Imprecisiones como las cometidas en un tramo contra Nigeria podrían resultar letales. Pensando, en el otro arco, con Pavón de un lado y Di María del otro, más Messi, la Selección amenaza con herir en velocidad.

7) Mascherano. A los 34 años, estará expuesto en una posición clave, en el corazón de la mitad de la cancha. Muchas veces el equipo no lo protege y lo deja en soledad. Requerirá presencia cercana de Enzo Pérez y de Banega cuando la pelota sea de Francia. La inserción de Pavón por una banda, con Di María por la otra, invita a creer que los laterales se hallarán mejor cubiertos y los recorridos de Masche hacia afuera no serán tan largos.

8) Altura. La estatura de la Selección no mete miedo. Francia sí. Cada córner o tiro libre en contra será un desafío para resolver. Como primera medida, Argentina deberá evitar faltas innecesarias cerca del área.

9) Factor psicológico. El karma de Argentina en los choques decisivos viene siendo su respuesta anímica, que no es potente. Flaquea ante el primer golpe. Eso no sucedió ante Nigeria: al final rescató el milagro con el impacto de Rojo. ¿Se acabaron los fantasmas en ese momento? No se puede garantizar. La duda es qué pasará si Francia rompe el cero.

10) Alargue y penales. Si el cero a cero no se rompe, la historia continuará con un alargue de media hora. Ahí la Selección llegaría en desventaja porque se desgastó más que Francia y porque es un plantel mayor en edad. Será clave la mano de Sampaoli para acertar con cambios que refresquen en todo sentido a la Selección.

0
0
0
s2sdefault

Mas Leidas