0
0
0
s2sdefault

No vuelve con su programa semanal y Telefe tiene un recambio: Marley. Cuando las grandes figuras no rinden como antes.

En el mundo de la televisión se dice que el año recién empieza cuando Mirtha Legrand, Marcelo Tinelli y Susana Giménez comparten la pantalla. Como grandes figuras, suelen ser los famosos tanques a la hora de definir los rating. Pero, en este 2018, no habrá quien responda al ¡Hola Susana! Es que la conductora dice haber decidido no volver a la televisión con su programa semanal, y esta vez hará solamente cuatro especiales. Lo que significa que Telefe se quedará sin una de sus cartas más fuertes. Si bien no es la primera vez que Susana sólo participa con ediciones especiales, como lo hizo en el 2015, en esta oportunidad se da que Telefe viene liderando el rating de la televisión abierta desde que comenzó el año, según datos de Kantar Ibope. Con 8,2 puntos, el canal de Viacom le ganó a El Trece, que acumuló en promedio 6,8, y que durante el 2017 le había sacado amplia ventaja. El canal de las pelotas hoy le gana incluso a históricos como Legrand y al caballito de batalla de Jorge Lanata, ambos del canal del Grupo Clarín. En una suerte de recambio generacional de la televisión, las caras más frescas y los nuevos talentos parecen sacarle ventaja a las grandes figuras, de las cuales los canales ya no parecen depender tanto para hacer la diferencia en su programación y en los números de audiencia. Marley parece ser la nueva estrella de Telefe. Susana, en retirada. Un fenómeno que, según los especialistas, se explica con el nacimiento del reality show como género exitoso. “Desde que empezó el siglo, la televisión ya no necesita a las figuras. La farándula es una cosa del pasado”, explica la analista de medios Adriana Amado.

Fueron varios los factores para que Susana y Telefe consideraran no volver los domingos: https://parabuenosaires.com/wp-content/uploads/2017/12/gasalla-peluca.jpgel Mundial, -que tiende a eclipsar la programación por un mes-, la demora en las reformas edilicias de los estudios de Martínez donde la diva hace su programa, hasta los deseos personales de ella de seguir viajando. Esto significaba volver a la tele casi a finales de agosto. En estas circunstancias, Susana aprovechará para descansar, según relatan allegados a NOTICIAS. Si bien al comienzo no se sabía si la diva iba a aceptar la posibilidad de no tener su programa habitual, sus íntimos confiesan: “Le viene bien este tiempo para ella”. Es que para la diva, el 2018 viene siendo un año con cimbronazos a nivel familiar. En enero debió hacer frente a la extorsión que recibió por un video íntimo de su nieta Lucía Celasco y que luego derivó en una denuncia e investigación policial. Pero además, está la división de bienes de su hija Mercedes Sarrabayrouse y su ex pareja Eduardo Celasco. Tal como contó NOTICIAS en mayo, la conductora está muy pendiente y preocupada por la situación, al punto de enfrentarse con su ex yerno. La diva lo insultó y se mostró furiosa. “Celasco trabajó siempre conmigo. Así que es todo mío, en realidad.”, fueron sus palabras.

Sus íntimos cuentan que el hecho de que no tenga que dedicarle tiempo a un programa semanal, encaja perfecto en este momento de su vida. Es que, dicen, la diva cada año quiere dedicarse más a estar con sus afectos. “Con cuatro emisiones tiene más libertad. Susana está grande y prefiere disfrutar de su familia. Ella quiere tener cada vez más tiempo para estar con su hija, viajar con sus nietos, estar con su perra en Punta del Este, en su casa de Miami, y no tener que estar ocupándose 12 horas de un programa”, relatan.

De esta manera, Telefe prepara cuatro especiales como los que la diva grabó en el 2017 con Luisana Lopilato y Wanda Nara en Canadá e Italia, respectivamente. Aunque no se confirmaron aún los invitados especiales, algunos de los nombres que circularon por estos días fueron los de Carlos Tevez, Ricky Martin y hasta Shakira, con quien habría una batalla entre Susana y Tinelli por tenerla en exclusiva para sus programas. En cuanto a lo económico, la demora en el regreso formal del programa no afectará a la diva, que continuará cobrando su sueldo gracias al contrato que firmó por tres años con Telefe antes de viajar a Nueva York para el primer programa de Marley y Mirko en “Por el mundo”, lo que justificó también el hecho de que la rubia apareciera nuevamente en el especial que hizo el conductor en Rusia.

Cuestión de época. Apenas se supo la noticia de que Susana no volvería con un programa semanal, se dijo que ella no habría estado demasiado de acuerdo con la decisión y se especuló con una cuestión de presupuesto de por medio. De esta forma, la diva parecía sumarse al ajuste que viene en la televisión abierta desde hace un tiempo. “No es un tema de presupuesto. Si hubiésemos tenido la escenografía y el estudio antes, salíamos al aire”, explican desde Telefe. Desde el canal aclaran los factores que se dieron para que se llegara a esta decisión. “Entre el Mundial, la confección de su estudio y que ella quería seguir viajando y haciendo especiales como los de Lopilato y Wanda, revisamos todo y avanzamos así. No hay ninguna otra cosa detrás”, dicen. Y agregan: “Era empezar muy tarde con el programa semanal porque se iba a ir a mitad o fines de agosto, cuando generalmente arrancamos en junio o julio. Y además aparecieron ciertos personajes interesantes para hacer esos especiales. Susana es Telefe y está contenta con esta decisión y con hacer el programa semanal el próximo año con más tiempo”.

De esta manera, los especiales tendrían lugar antes de fin de año, aunque aún no se sabe exactamente cuándo. Una de las posibilidades que se había barajado si la diva regresaba a su programa habitual, era ir los miércoles para no competir con Tinelli. Y dejar así libres los domingos, y no ir contra “Periodismo para todos” (PPT) de Jorge Lanata en un horario en el que a veces la rubia lograba ganarle al periodista, pero Marley y su hijo Mirko (ver recuadro) vienen haciendo una gran diferencia en la batalla por el rating. “No le molesta que Marley esté a esa hora. Otra cosa es si estuviera Pampita o Verónica Lozano”, explican desde el círculo de la diva sobre el éxito del conductor en la franja que Susana supo ocupar durante los dos últimos años. Sin ir más lejos, el domingo 1, “Por el mundo” promedió los 13.4 puntos de rating, según Ibope. Mientras PPT logró 9.7 puntos. Una tendencia que se viene repitiendo cada semana, y que el periodista sólo logró dar vuelta en su debut. Por aquel entonces, también competía con el reality de cocina “Bake Off” (Telefe), que hasta el 24 de junio, y por los dos meses que duró, logró picos de rating poco pensados para la tevé abierta. En la final, por ejemplo, del 24 de junio midió 17.1 puntos, según Kantar Ibope.

Una situación similar es la de los sábados entre Mirtha Legrand y Andy Kusnetzoff. La diva, a diferencia del 2017, no consigue ganarle al periodista. El sábado 30, por ejemplo, “PH, Podemos Hablar” le ganó a “La Noche de Mirtha” con un promedio de 11.5 puntos de rating versus los 7 puntos de “La Chiqui”. Unas cifras que se vienen manteniendo firmes cada fin de semana, desde que Natacha Jaitt se sentó a la mesa de la conductora a fines de marzo. Y que muestran una tendencia en la tevé abierta: los grandes nombres no serían fundamentales para sumar audiencias.

“Las figuras ya fueron. Es algo de los ’90. El género del siglo XXI es el reality”, explica Adriana Amado. La analista de medios cuenta que este es el motivo por el cual tampoco figuras como Pampita (ver recuadro) al frente de un programa como “Pampita Online” (Telefe), son condición suficiente para sostener un programa, a pesar del éxito que tienen como celebrities o personajes populares.

La especialista, además, indica que hoy juega un rol fundamental el hecho de que el presupuesto en la televisión abierta se ha visto afectado, y por eso abundan otros formatos de programas como las latas turcas, o los realities, donde lo que tiene peso no es el famoso sino su historia de vida.

“Hoy no hay plata. Por eso también vemos que Tinelli empieza en la segunda mitad del año, o que Mirtha se la pasa haciendo publicidad no tradicional PNT. Toda celebridad que se precie tiene que dosificarse. Si vas a aparecer con un programa sin la producción de siempre, no da. En ese sentido, Susana es la más inteligente”, explica Amado.

Quizás esa misma inteligencia hace que, en este 2018, la diva prefiera enfocarse en sus afectos y no hacerse mala sangre en pelear el rating en una televisión que le es esquiva ya que, si bien siempre la esperará con los brazos abiertos, no es la misma que la del siglo pasado. Las cosas cambian.

0
0
0
s2sdefault

Mas Leidas